ADISTRA © 2018

Mejores Personas, Mejores Resultados

Adistra News N°248

El segundo aspecto es el acceso. La tecnología ha ido convergiendo de tal manera que puedo tener una “cuenta” a la que tengo acceso desde mis diferentes aparatos, independiente de donde esté. Ya no hay limitaciones geográficas o de tiempo, o sea que puedo viajar y tener lo mismo que tendría en mi escritorio. Esto me da la posibilidad de trabajar el Domingo a las 2:00am cuando estoy despierto, o bien desde una playa mirando el mar. Esta flexibilidad y disponibilidad pone a prueba nuestras prácticas de vida saludables, por ejemplo, nuestros hábitos para comer, dormir, respetar las horas de sueño y descanso. La tentación hoy es muy grande para mantenerse conectados a toda hora y en todo lugar a través del teléfono.

 

Esta misma tecnología permite una tercera característica que es compartir toda esta información. Con un par de clicks la persona le puede dar acceso a todos sus archivos, literalmente a todo lo que quiera, los pueden editar en línea simultáneamente, o pueden compartir la pantalla de su PC. Por lo tanto, en la medida que me interese, podría compartir todos mis conocimientos con otras personas en forma rápida y sencilla.

 

Las aplicaciones más comunes que he visto hasta ahora de toda esta tecnología son las fotografías, los chats y el comercio electrónico. Los sitios para compartir fotos, combinadas desde el celular y las máquinas fotográficas a través de los PC, han generado grandes recipientes de fotos personales en las cuentas de los usuarios. Los servicios incluyen patrones de ordenamiento de las fotos, principalmente por lugar y fecha, para intentar entregarle un orden al usuario en la marea de fotos que cada uno genera. Los chat permiten compartir y comunicarse socialmente. Los sitios de comercio lo convirtieron en algo fantástico al agregarle la logística y ahora amenazan al comercio tradicional.

 

Le sugiero que dé un paso más allá y piense en lo que toda esta tecnología le puede ayudar al aprendizaje. En su área de especialidad, podría generar una base de datos inteligente que le permita acumular, en forma ordenada, el conocimiento suyo y de su equipo respecto de las tareas y procesos claves que Ud. realiza. Es como tener un manual de su especialidad, con fotos, videos, experiencias, información técnica y toda clase de apoyos a la realización de esas tareas. La puede compartir con su equipo y acumular su conocimiento por mucho tiempo, dándole una ventaja enorme respecto de sus pares.

 

Otra forma de aprovechar esta tecnología sería utilizándola para el entrenamiento. Si tiene que formar y desarrollar a las personas que trabajan con Ud. utilice al máximo posible estos medios para registrar y compartir sus aprendizajes alrededor de las tareas. Por ejemplo, si la rotación en muy alta dentro de su equipo, toda la inducción al trabajo para las personas nuevas, que puede incluir desde los procedimientos administrativos hasta las ubicaciones de las cosas en la oficina o fábrica, podrían estar disponibles mediante videos, fotografías y archivos digitales.

 

Un tercer aspecto para utilizar esta tecnología serían los foros de especialidad. Por ejemplo, supongamos que está involucrado en una acción social de ayuda a niños con discapacidad. Podría generar un espacio virtual para que toda su experiencia en terreno, las ideas de cómo ayudar y conseguir recursos, las instituciones que se dedican a esto, y tantas otras cosas que Ud. vaya acumulando en el tiempo, se compartan con otros voluntarios como Ud.

 

Lo invito a asumir el próximo desafío que nos propone la tecnología: Pasar desde el uso casual y doméstico, a la aplicación e integración en nuestras actividades más relevantes, con todos los beneficios que eso puede traernos

.

 

Eduardo Saleh Sabat

Psicólogo Organizacional

Información Digital

Cada vez es más fácil guardar información relevante, mediante diferentes medios, con todo tipo de detalles, desde los visuales hasta los sonoros, con una posibilidad casi ilimitada en cuanto a tamaño, y con acceso prácticamente desde donde uno lo quiera. Puedo tener en mi teléfono acceso a fotografías que tomó mi hija a 10.000 kilómetros de distancia hace apenas un minuto, con localización geográfica que me permite saber exactamente qué lugar es, a qué hora la tomó, más sus impresiones de lo que vio. Es un mundo de posibilidades casi infinitas, y que sigue creciendo día a día a razón de una tasa de crecimiento de un 60%  anual.

 

El impacto que tiene toda esta disponibilidad de información es enorme, y vale la pena detenerse por un momento a analizar cómo ella está impactando en nuestra vida, además de todo el potencial que tiene para nuestro desarrollo. Lo primero es la cuestión cuantitativa. El límite de almacenamiento es prácticamente ilimitado, las nubes públicas ofrecen gratis desde 2GB en adelante y creciendo. Me alcanza para tener guardadas muchas fotos, videos y recuerdos. Pero también me serviría para guardar mucho conocimiento de mi trabajo, podría tener los procedimientos, las fallas más comunes, las recomendaciones de expertos, los libros escritos desde hace muchos años atrás acerca de mis tareas. El desafío es organizar todos estos datos y transformarlos en información útil para tenerla a la mano y ubicable en el momento que la necesite.