ADISTRA © 2018

Mejores Personas, Mejores Resultados

Teletrabajo

Adistra News N°232

Una de las características sobresalientes de las personas de la generación Millenium, o sea de los nacidos entre los años 1980 hasta el 2000, es la preferencia por el valor que le dan a la salud y el bienestar personal, por lo que tienen más necesidad de disponer de tiempo personal. Uno de los principales desafíos que esto implica para el trabajo es el tema de los horarios, por lo que surgen soluciones como los flexitime, el trabajo a distancia y los trabajos desde la casa.

 

Lo que se puede llamar teletrabajo, o trabajo a distancia, es una posible solución a esta necesidad, pero requiere de reglas distintas a la que estamos acostumbrados. A propósito del artículo que les entregamos en este número del AdistraNews, les sugiero algunas ideas de lo que se necesitaría para hacer realidad este tipo de trabajo en las empresas.

En primer lugar tenemos que definir si la naturaleza del trabajo requiere de ciertas horas o bien sólo de resultados. Las funciones que necesitan horario son típicamente las relacionadas con la atención de clientes internos o externos mediante comunicación sincrónica o asincrónica. Por ejemplo, personas que contestan consultas de clientes que compran pasajes aéreos, o compras online, como parte de servicios que prometen una respuesta inmediata dentro de ciertos horarios. En cambio, los trabajos del tipo de estudio o análisis de información, como el diseño o la ingeniería, probablemente se miden por cumplimiento de metas pero no importa la cantidad de tiempo que eso demande.

 

El contrato entonces, tiene que establecer con claridad qué es lo que se está remunerando en la persona, el logro de algo dentro de un horario o el logro dentro de un plazo. Porque sobre esta base se debería establecer el monto de la compensación fija y de los incentivos variables que estarán asociados. La medición de estos parámetros es clave para que la relación de trabajo funcione bien.

 

Otro aspecto muy importante de definir es la forma en la que será controlado el trabajo y la relación que tendrá el trabajador con su supervisor. Es conveniente tener un mecanismo de comunicación expedito para que pueda recibir ayuda ante consultas, problemas o inquietudes. El trabajo del Supervisor es clave para la organización, porque en muchas ocasiones el hecho de no realizar el trabajo o de hacerlo mal produce un daño enorme, e incluso irreparable ante los clientes de la empresa. Por ejemplo, un técnico de soporte computacional que no entregue correctamente las instrucciones a un cliente para resolver un problema con el sistema de información ERP, podría generar una queja contra el proveedor del servicio que podría llegar incluso a que el cliente no quiera seguir trabajando con ese proveedor. Si hay un Supervisor que esté disponible para resolver las quejas de los clientes, la situación podría no llegar al extremo de perder al cliente.

 

Desde el punto de vista del empleado, también es importante colocar límites del trabajo. No es extraño recibir correos a altas horas de la noche, o en días Domingo a horas muy poco habituales. Si la persona trabaja en su casa, podría desarrollar hábitos poco saludables de trabajar de noche, o interrumpiendo su vida personal.  ¿Cuál es el límite entre la libertad individual de trabajar en forma flexible y las conductas poco saludables? La empresa contratante, en mi opinión, debería manifestar al menos su inquietud por estimular buenas prácticas del trabajador dentro de su ambiente personal, sin caer eso sí en decirle lo que tiene que hacer.

 

Otro desafío en estos esquemas de trabajo flexibles es la responsabilidad personal. Un trabajo a distancia probablemente va a tener menos supervisión directa que uno en el que la persona está físicamente en una Planta y oficina. O sea que el auto control del trabajador es crucial para lograr las metas, y para eso se requiere tener responsabilidad y disciplina. En nuestra cultura latina, esa no es la norma.

 

Hay otro desafío con el trabajo a distancia está dado por los aspectos normativo y legales, por ejemplo en lo que se refiere a los aspectos de seguridad en el trabajo y salud. ¿Si el trabajador se enferma, tendrá derecho a la licencia tradicional, que le permite tener el reposo indicado por un médico? ¿Si es que se tropieza o se cae de una escalera, tendrá derecho a seguro de accidente laboral? El trabajador debería tener un seguro, pero no puede operar de la misma manera que el típico seguro de las mutuales, porque la normativa no está diseñada para ese tipo de situaciones. Por ejemplo, se requeriría hacer una investigación del accidente por parte del Supervisor, o sea que el Supervisor iría a la casa del trabajador para inspeccionar las causas del accidente, o tendría que identificar las áreas de riesgo dentro de su hogar. Definitivamente el seguro de salud y de accidentes tendría que ser contratados como personas individuales, o tener una operatoria distinta del actual.

 

El teletrabajo puede ser una excelente solución para muchas empresas y personas, pero requiere de una adaptación importante de las condiciones pactadas para realizarlo. Hay desafíos personales, organizacionales y legales. El premio de superar estos obstáculos puede ser el tener acceso a una enorme cantidad de talento de las personas que no quieren sacrificar su libertad personal y se quedan en su casa. Los invito a buscar formas creativas de aprovechar este potencial, especialmente en jóvenes y mujeres que están esperando este tipo de oportunidades.

 

 

 

Eduardo Saleh Sabat

Psicólogo Organizacional

 

Septiembre 2015